El Lugo se une a la fiesta del playoff y deja al Alcorcón en peligro (2-1)

Remontada en el último cuarto de hora del CD Lugo en su encuentro contra el Alcorcón. Los locales se agarran a la zona alta de la tabla.

CRÓNICA OFICIAL | CD Lugo

Con el campeonato inmerso en la recta final pocos equipos hacen concesiones. Lo partidos, cada vez más, se deciden por mínimos detalles y desde los banquillos se apremia a los futbolistas a complicarse lo menos posible. No siempre es así y a veces hay equipos que con valentía buscan llevar la contraria. Cuando esos especímenes tercos tienen premio a esa valentía, se produce una especie de justicia poética del fútbol. El fútbol fue justo anoche con el CD Lugo.

Arrancó el partido en el Anxo Carro con el Lugo queriendo el balón, buscando empezar la casa por los cimientos. El primer mantra del equipo de Francisco es ganar la posesión y a partir de ahí cocinar los partidos hasta que aparecen las ocasiones. Por el tejado parecía querer empezar su faena el equipo del sur de Madrid. El Alcorcón mostró peligro especialmente en el juego aéreo y en los primeros compases del partido fio su suerte al juego directo.

Esa precaución por parte de ambos equipos, cada uno a su estilo, hizo que apenas se viesen ocasiones realmente claras hasta bien entrada la primera mitad. Todo hasta que el plan del Alcorcón surtió efecto. Alvaro Peña, tras una gran carrera, puso un centro al punto de penalti y Albert Dorca conectó un potente cabezazo ante el que nada pudo hacer Juan Carlos. El batallón aéreo de los alfareros se cobraba su primer triunfo y al CD Lugo le tocaba remontar.

No variaron el guion los albivermellos, que siguieron siendo dueños del balón y buscaron hacer daño especialmente desde la banda izquierda con Jaime Romero y Kravets. El que acarició el empate con la yema de los dedos fue Chuli, que supo bajar muy bien un centro de Campillo en el área pequeña y su disparo a bocajarro se topó con un inspirado Casto. No hubo tiempo para mucho más en un primer parcial en el que el Lugo tuvo el balón y el Alcorcón el acierto.

La historia tras pasar por vestuarios pareció escrita por los mismos guionistas. El Lugo continuó siendo dueño del balón mientras el Alcorcón achicaba espacios bien posicionado. Los de Julio Velázquez buscaron ampliar la brecha con balones colgados al área y Asdruval estuvo a punto de conseguirlo. Juan Carlos sacó una mano al suelo que fue salvadora. Con el peso del juego aéreo cada vez más latente Francisco introdujo a dos de sus mejores hombres en tal suerte. Primero fue Mario Barco el que sustituyó a Iriome y posteriormente Carlos Pita a Ramón Azeez.

Con los 11 alfareros en su campo y buscando cerrar el partido a la contra, Francisco hacía su último movimiento en el tablero. En un partido que se había convertido en cuestión de arrestos, entraba en el campo el carácter de Nico Albarracín. Arrestos precisamente no le faltaron a Mario Barco en una clara ocasión cuando se bordeaba el ecuador de la segunda mitad. El de Calahorra superó por fuerza varios choques con defensas amarillos y el rebote de su último encontronazo no pudo aprovecharlo Chuli.

Centímetros fueron lo que le faltó a Carlos Pita para clavar una falta en la escuadra de Casto, pero el larguero esta vez jugó en contra. Sólo fue el preludio de lo que estaba por venir. En un partido, como decíamos, de hombría fue Leuko quien por arrestos fue avanzando por la banda derecha hasta poder poner un gran centro al segundo palo. Allí, Albarracín la cruzo sin compasión y el Anxo Carro estalló para celebrar el empate.

Restaban 15 minutos de pura emoción en los que los albivermellos prosiguieron su labor de empuje hacia el Fondo Norte, vamos, hacia el área de Casto. Y a este Lugo cuando siente el empuje de su afición, se le afila el colmillo y no para de asaltar a su presa hasta que consigue resultado. Otra vez en el tramo final los de Francisco tumbaron al Alcorcón y de nuevo de cabeza. Mario Barco, que fue un incordio para los madrileños desde que salió al verde, puso la rúbrica a un centro medido de Campillo. Fue un cabezazo perfecto, plástico, girando el cuello para acompañar al balón hacia la escuadra derecha de Casto.

Una vez más el Lugo demostró esa fe inquebrantable, esa fuerza que le ha convertido en un especialista en remontadas y en saber esperar para inclinar la balanza en el ocaso de los partidos. Los 47 ya están en el bolsillo y en una semana viene el Valladolid. La primera oportunidad para alcanzar los 50 la tendrá el CD Lugo en casa. Sobran pues los motivos para un ambiente de gala en el Anxo Carro dentro de siete días.

Estadio: Estadio Ángel Carro (3.338 espectadores)

Goles: 0-1 (27′). A. Dorca
1-1 (75′). Nicolás Albarracín
2-1 (87′). Mario Barco

Árbitro: Víctor Areces Franco amonestó a Mario Barco (65′) del Lugo y Hugo Álvarez (73′), Casto (74′), Eddy (83′), Toribio (89′), Bellvís (90+1′) del Alcorcón.

Fuente y Foto: www.cdlugo.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies