El Valencia CF no quiere sorpresas (3-1)

Sigue sumando de tres en tres el Valencia CF para asegurar su plaza Champions. El Alavés, que pierde fuelle, no inquietó a los de Marcelino.

CRÓNICA OFICIAL | Valencia CF

El Valencia CF quiso celebrar a lo grande las fiestas falleras de 2018 con una nueva e importante victoria ante el Deportivo Alavés por 3-1 que le acerca un poco más a su objetivo europeo deseado, en un gran encuentro de los de Mestalla que fueron muy superiores a su enemigo que se vio aniquilado y arrollado por el mejor fútbol y juego de los locales, que gozaron de un sinfín de ocasiones para lograr un resultado mucho más abultado. Por cierto, se trata del sexto triunfo de los blanquinegros en los siete últimos encuentros de LaLiga con un solo empate por medio, en el Nuevo San Mamés ante el Athletic Club.

Los primeros compases fueron de estudio por parte de uno y otro equipo, aunque el Alavés trabajó una presión que impedía a los creadores del fútbol tener tiempo para pensar. Con la sala de máquinas blanquinegra repleta de piernas rivales, el Valencia CF recurría al talento, a la magia de Guedes, a la rapidez y desborde de Rodrigo y a la pelea de Zaza. Entre tanto control, una falta no pitada a Parejo permitió a Munir centrar al área y Sobrino, solo y sin nadie alrededor, no logró batir a Neto de cabeza gracias a los increíbles reflejos del meta brasileño, en gran momento a todos los niveles y recientemente llamado por su selección canarinha para los dos próximos compromisos internacionales.

La reacción local fue inmediata y Parejo, desde fuera del área, envió un zapatazo impresionante que obligó a Pacheco a volar y a enviar el balón a córner. Era otro Valencia CF. El rodillo de siempre y, en el minuto 18, una acción más propia de billar permitió a los de Marcelino adelantarse en el marcador con pase de Rodrigo a Zaza, que se revuelve como un felino, y se la devuelve al internacional español para, de forma sutil, batir a Pacheco con un toque suave y raso. Todos lo celebraron juntos con mucha alegría y el artillero, que hizo su decimotercer tanto en LaLiga, cogió una camiseta de su amigo Coquelin para enseñársela a la cámara y dedicársela al centrocampista francés. Gran gesto de los jugadores blanquinegros y del ‘19’ en particular.

Ese tanto le dio todavía más pólvora a los de Marcelino que comenzaron a cercar el área del Alavés con acciones espectaculares por ambas bandas. Carlos Soler lanzó fuera por poco y Gabriel, tras un saque de esquina, cabeceó tapado y el balón salió fuera por muy poco. A la media hora de juego Pacheco evitó el segundo al despejar con los dedos un remate acrobático de Zaza. Era un vendaval y cuestión de segundos que llegara el 2-0. Y eso pasó. Magistral saque de falta de Parejo y Zaza, como un gran depredador que es, puso la bota lo justo para ponerla lejos del alcance de Pacheco. Decimosegundo gol del ‘9’ blanquinegro.

Fiesta por todo lo alto sobre el césped y la grada. Y Zaza quería más. Un centro de Gayà cayó al pecho de Zaza, control perfecto, y con la derecha chut al marco de Pacheco que ahora sí pudo detener aunque con apuros. El Alavés estaba roto, le podía caer alguno más, pero el árbitro les ayudó en el último suspiro de la primera mitad al no pitar un clarísimo derribo de Pacheco a Carlos Soler cuando le había ganado la posición. Al final, a los vestuarios con una cómoda y corta renta del Valencia CF ante un Alavés que fue de más a menos hasta desaparecer.

Tras el descanso todo seguía igual con un Valencia CF volcado y ambicioso. Muy pronto Pacheco tuvo que poner los guantes para impedir el tercero de la tarde a potente remate de Rodrigo. Sin embargo, el Alavés acortó distancias sin merecerlo en una acción rápida culminada desde cerca por Sobrino. Los vitorianos, sin hacer nada de nada, colocaron un injusto 2-1 en el marcador.

Pero este Valencia CF está acostumbrado a remar a contracorriente o en dificultades y en el minuto 54 volvió a dejar las cosas en su sitio con una bonita acción atacante que acabó con gol en propia puerta de Laguardia tras centro envenenado de Carlos Soler. Del susto anterior se pasó de nuevo a la tranquilidad y confianza en las cosas bien hechas. Y no cesó en su deseo de marcar más y más goles. Carlos Soler se acercó al cuarto con un chut raso que salió fuera por centímetros.

Mestalla se divertía, no era para menos. Su equipo no se conformaba con este resultado. La superioridad era total y Montoya, en el minuto 83, también probó a Pacheco que despejó a córner. Era un monólogo local con la afición volcada con su equipo y cada vez más ilusionada con la seria posibilidad de volver a ver la próxima temporada partidos de la máxima competición continental. Al final 3-1, partidazo y alegría en el valencianismo que celebró el triunfo con la famosa ola mexicana.

Valencia CF: Neto, Montoya, Gabriel Paulista, Garay (Murillo, m. 46), Gayà, Parejo (Maksimovic, m. 84), Kondogbia, Guedes, Carlos Soler, Zaza y Rodrigo (Vietto, m. 72).

Deportivo Alavés: Pacheco, Martin, Laguardia, Ely, R. Duarte, Manu, Tomás Pina, Pedraza (Guidetti, m. 60), Hernán Pérez, Munir (Ibai, m. 60) y Sobrino (Burgui, m. 72).

Goles: 1-0. M. 19: Rodrigo. 2-0. M. 34: Zaza. 2-1. M. 48: Sobrino. 3-1. M. 54: Laguardia en propia puerta.

Árbitro: Munuera Montero, del comité andaluz. Amonestó a Kondogbia del Valencia CF, y a Tomás Pina del Deportivo Alavés.

Incidencias: Vigesimonovena jornada del campeonato de Liga 2017-18 disputado en la tarde del sábado (16.15 horas) en Mestalla ante 35.264 espectadores. Los jugadores lucieron una camiseta en la que se podía leer “Ánimo Coquelin”.

Fuente y Foto: www.valenciacf.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies