Remontada del Lugo para frenar al Granada (2-1)

Dos goles de Carlos Pita sirvieron al CD Lugo para remontar su partido ante el Granada y poner en un pañuelo la zona de playoff.

CRÓNICA OFICIAL | CD Lugo

En las últimas semanas Francisco había señalado una fórmula por encima de las demás para volver a saborear las mieles del triunfo: volver al origen. A buena fe que esta vez sus hombres tomaron nota y repitieron la fórmula que les llevó a liderar la categoría. Intensidad, lucha y sobre todo mucha fe. En esta ocasión a los albivermellos les tocó remontar un partido en el que arrancaron por detrás en el marcador. Pero los lucenses, liderados por su capitán Carlos Pita, creyeron hasta el final y amarraron los tres puntos en el Anxo Carro. Fue de cabeza, en el último suspiro y obra de un Pita que se convirtió en el héroe de la noche para dedicar los goles a la pequeña promesa que está por venir.

Con el cielo descargando agua sobre el Anxo Carro se guardó un minuto de silencio por Enrique Castro «Quini», el Brujo. Un ejemplo de valores y humanidad con el que Roberto Fernández compartió más de seis años. Se pudo ver a nuestro portero emocionado y portando una camiseta del mito asturiano durante ese minuto de silencio.

Una vez se puso el balón en juego, los hombres de Francisco comenzaron mostrando algo que durante la semana les había pedido el míster: intensidad. Los albivermellos presionaban la salida de balón de un Granada que desde el inició trató de dominar la posesión. Los lucenses buscaban la profundidad a través de sus laterales y la movilidad de los cuatro hombres de arriba.

El guion se le complicó al Lugo a los 20 minutos de partido. Un despeje al medio lo recogía Ramos en la divisoria y el jugador nazarí, tras una galopada, colgaba un centro. A partir de ahí, la mala suerte y la interpretación jugaron en contra del Lugo. El balón golpeaba en Campillo y caía en los pies de Machís en posición adelantada. Pizarro Gómez interpretó que el jugador albivermello había golpeado con intención el balón y dio continuidad a la jugada en la que el venezolano adelantó a los nazaríes. La decisión, atendiendo a los decibelios, gustó muy poco a la grada del Anxo Carro.

Esta vez la historia comenzaba diferente a las últimas jornadas y los albivermellos arrancaban por detrás en el marcador. Pero el orgullo salió a relucir pronto y los de Francisco inclinaron el campo hacia la portería de Javi Varas. Chuli rozó el empate con un remate a centro de Kravets que pasó a centímetros del palo del portero andaluz. Fue el aviso antes de la respuesta lucense. Esa rabia contenida la sacó Carlos Pita con un golpeo violento que se estrelló en el poste derecho. No hubo que esperar más, porque el rechace le cayó al capitán que mandó el balón al fondo de las redes sellando la igualada.

A partir de ese momento los de Oltra comenzaron a buscar balones altos para un Adrián Ramos muy activo. El internacional colombiano era el encargado de bajar el esférico para buscar la prolongación y las segundas jugadas con los hombres de la media punta. Y el descanso llegó, de nuevo con protestas del público hacia el colegiado. Cuando Kravets corría la banda para colgar un centro, Pizarro Gómez pitaba el final de la primera parte sin dejar concluir la jugada.

A la vuelta de vestuarios el Lugo insistió en los balones entre líneas a Fede Vico y Campillo que intercambiaban posiciones continuamente. Tras un par de contras de los lucenses que no llegaron a buen puerto, el partido entró en una fase de calma que precede a las tormentas. Francisco les pedía tranquilidad y cabeza a los suyos y ambos equipos cerraban líneas esperando a la fase decisiva del partido.

El ecuador de la segunda mitad llegó con susto. Machís fue incapaz de embocar un centro de Salvador pegando la pelota en semifallo con todo a favor. La pelota le cayó mansa a Juan Carlos. Francisco encaraba el esprint final dando entrada a Jaime Romero en lugar de un Iriome que realizó un trabajó incansable tanto en ataque como en defensa. El CD Lugo afrontó el tramo decisivo con actitud valiente, dominando el balón y encajonando a los de Oltra en su área. Los granadinos recurrían a la velocidad de Machís y Ramos en la contra.

Para la batalla final en el área entraba Mario Barco y por el bando local lo hacía Joselu, que recibía el reconocimiento de la grada. Francisco metía toda la leña al fuego con la permuta de Cristian Herrera por Fede Vico y poco después Jaime levantó a la grada. El albaceteño culminaba una carrera con un golpeo seco que la defensa del Granada desvió a córner, aunque a punto estuvo de acabar el tema en gol en propia puerta. El empuje era local y se jugaba en el campo del Granada. Los centros llovían buscando a Mario Barco y Cristian Herrera y los albivermellos encadenaron tres saques de esquina.

Esta vez los albivermellos se olvidaron de fatalismos y fueron ese equipo que cree hasta el final. Y a base de fe llegó el premio. Con el tiempo casi cumplido, una falta lateral lanzada por Campillo era aprovechada por Carlos Pita, el capitán hoy se puso el traje de goleador, que cerraba el marcador de cabeza. Como frente al Zaragoza, el Barça B o el Alcorcón, este equipo regresaba al origen y por pura convicción acabó firmando una victoria más que balsámica. Por fin llegaron los ansiados 44 puntos, por lo que ahora los de Francisco se marcan una nueva meta: Sumar 47 cuanto antes. La primera oportunidad la tendrán en Córdoba.

Estadio: Estadio Ángel Carro (3.096 espectadores)

Goles: 0-1 (21′). Machís
1-1 (28′). Carlos Pita
2-1 (90+3′). Carlos Pita

Árbitro: Valentín Pizarro Gómez amonestó a Fernando Seoane (16′), Serge Leuko (22′) del Lugo y Chico Flores (19′), Álex Martínez (90+3′) del Granada.

Fuente y Foto: www.cdlugo.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies